Destino

1:07







Esta historia tiene algo de ese romance retorcido que me describe de la cabeza a los pies. ¿Creen en las casualidades? ¿En las fuerzas que están más allá en el universo? No me tomen por loca, pero cuando me burlo de la vida y sus contrastes, ella me devuelve la burla mostrandome que manda las señales como se le da gana, en el momento menos esperado. 

Todo esta conectado, y eso lo comprobé un día cualquiera, de un año atrás. Quien diría que escaparme de casa para ir a una fiesta, la cual ya tenía las entradas hace unos quince días, y ese mismo día decir que conocería el amor de mi vida, me llevaría después a otra discoteca para ahí conocer un tipo y follarmelo a su vez quitandole la virginidad, después besarme con otro, cambiar de discoteca, correr en el frío, medio ebria y drogada. Esperar muerta de frío a mis amigas en la entrada de la última discoteca a la que fuimos y ser repelente al principio con un tipo, para al rato besarlo por casi dos horas, pirarme con la borrachera reina y caer inconsciente en una cama.

Siguen siendo borrosos los recuerdos, lo que si es que el otro día fue fatal, era un muerto viviente, con el leve recuerdo de ese último chico...
A los días ya estaba obsesionada con la idea de encontrarlo, pero no sabía su nombre ni de donde venía. Pero de nuevo lo digo el destino llama... Visité a una amiga días después y en su anuario figuraba un guapo rostro que se me hacía familiar, ¡Era él! ¡Por fin!

Resultó ser el chico popular de su institulo, el guapo perseguido por todas. Mejor apodado por mi como el "Guarris", casi me da algo en ese momento, busqué los medios para contactarlo en alguna red social. Y como todo lo que quiero lo consigo, obviamente nos pusimos en contacto y concertamos una cita. 

Los nervios dominaban mi cuerpo, cuando lo vi me paralicé (No me pasan esas cosas tan facilemente) Nos sentamos y hablamos. El beso casual de la borrachera, se convirtió en una actividad frecuente. No teníamos nada serio, pero había algo. Él no vivía en mi ciudad y pudo haber sido la causa de que no funcionara.

Ahora, volvemos al presente, me hé mudado a aquella cuidad a estudiar. Al parecer vivimos en el mismo barrio y es algo demasiado loco para una cuidad tan grande, juro que no sabía de su ubicación hace un tiempo. Fue impactante, volvió el nerviocismo y esa sensación inexplicable...

¡Destino! ¿Será él alguien que marque en algún aspecto mi vida?  
Algo pasará, tantas coincidencias no pueden ser en vano. 
Espero, que al continuar con este relato en un tiempo la noticia sea que ya nos encontramos para definir un destino juntos, ese estilo tan dulce no me pega, pero el destino lo puede cambiar. 


PAULINA


You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe