Extrañar

1:33









No podría decir que extraño algo en particular de mi pasado. Extraño fragmentos y momentos que ahora son cenizas del ayer.
También extraño personas o lo que solían ser conmigo. Todos cambiamos nadie esta excento de pasar por una transformación. Ya una cosa muy diferente es quedarse detenido sin avanzar. 
Tampoco me malinterpreten, no hablo de cambios sumamente significativos, eso lo vive cada quien de manera distinta y normalmente inconsciente. 

Puede que a mi regreso, las calles y los recuerdos sigan intactos, pero la gente y sus costumbres ya no sean iguales. Es obvio tenemos que crecer y madurar, decidir que hacer tomando las riendas de nosotros mismos. Cuando lo hagamos y sea parte de nuestro día a día entenderemos el cambio que era inevitable. 

Es irónico volver por instantes a la infancia y devolver esos deseos profundos de crecer y hacer cosas de adultos. Ser alta, vestir como me plazca, salir sola... Pero lo que no sabía es todo el caos que genera crecer, amo la libertad y es para mi de las cosas más caras del mundo, siempre somos esclavos a algo o a alguien que nos impide ser libres de verdad. Por otra parte libertad no es solo hacer lo que quieras sin permiso es también pagarte tus cosas vivir de tus esfuerzos. Es depender de ti totalmente. En muchos casos algunos suertudos tienen el respaldo de sus familiares y otros estan de la mano con la soledad. 

Otra cosa, crecer implica automaticamente querer complicarse. La generación que nos tocó a nosotros se basa en una sociedad consumista, superficial, vacía. Yo a los doce años ya tenía algún trauma estúpido por mi cuerpo, y a los quince quise encajar y ser una más. ¿No es demasiado absurdo? Dejarse llevar por la moda, la moda la misma que nos anula, que nos deprime, y que es tan tremendamente dificil dejar. Lo admito y con verguenza, soy otra victima consciente de la moda. O sea no soy una exageración pero me afecta como al 80% del mundo. Unos más, otros menos pero todos hacía el mismo cause de destrución. 

Ahora el tema de los hombres. Es sin querer pero entre sexos hacemos competencia, de quien tiene mayor dominio sobre el otro, ya no se trata de que el machismo sigue vigente; se trata de que en vez buscar igualdad, mantenemos una rivalidad por cual es mejor. Porque todos tenemos capacidades y es depende de como las utilicemos que actuan a nuestro favor. 

Hay un lugar a el que siempre viaja mi cabeza para mantener la calma. Miro el cielo, el dìa es soledado, yo floto en una piscina y no hay nada que pueda interrumpir la paz que ese momento le genera a mi alrededor. Tendrìa unos ocho años supongo, a esa edad sabía más de lo que debía pero de una manera tan inocente que no me enteraba de la gravedad que se respiraba. 

De extrañar, creo que extraño las siestas sin responsabilidades, mi uniforme medio sucio después del colegio, la emoción y felicidad de disfrutar cosas simples, la protección de mi familia, y definitivamente la sensación de ver lejano el futuro. Ahora todo esta tan cerca, tan rápido, tan importante que cualquier mala elección puede joderme las metas. Ya hace tanto tiempo que el destino se fue llevando toda la ingenuidad, toda esa capacidad de soñar y de creer que, era posible ser, tener autenticidad, mantener el caracter con los ideales bien puestos; no es que transmita mala vibra y que me encante ser tan realista tirando a pesmista, pero es mi pensamiento, que a veces odio por hacerme una mujer insegura, y que a veces también me agrada porqiue me decepciono menos cuando algo no sale de la forma que anhelaba. 

Extrañar, extrañar, extrañar... Si alguna vez pudiera aunque sé que es imposible, le pediría al destino que me devolviera esa capacidad de confiar, de volver a creer en un mundo donde se vale ser uno mismo. 



ADARA



You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe