lluvia emocional

2:26






Llorar, llorar y llorar. Es el resultado de esquivar durante días y días y días frustraciones. Aprovechando estos momentos de tranquila soledad, donde no hay presiones ni afanes, puedo decir : ¡Por fin, puedo llorar! ¡Por fin puedo dejar de fingir que estoy bien! ¡Qué alivio! Apaguemos las luces, subamos el volumen de la música y lloremos sin parar. 

Odiemonos un rato, y ahoguemonos en el dolor que tiene que permanecer escondido en la cotidianidad. 
Te ves al espejo con los ojos hinchados y el corazón hundido. 
Me causa mucha gracia el supuesto apoyo que algunas personas creen que dan por el hecho de decir "Cuando estes mal dimelo yo te voy a escuchar", y es que son las mismas que nunca tienen tiempo, las mismas que a la larga no les interesa ponerse a aguantar las penas ajenas. 

Nacemos y morimos solos dicen por ahí. Yo pienso que ese no es el destino de todas las personas pero si de un buen porcentaje poblacional. Hay tantas maneras de estarlo que a veces ni nos damos cuenta, o hacen como hago yo, lo bloqueo, lo ignoro de mi cabeza pero siempre vuelve a recordarme que el agujero se hace cada vez más inmenso, con más dificultades para controlar la adversidad. 

¡Como quisiera ahora una botella de tequila! ¡Como quisiera ahora estar en mi vieja habitación! Pero ni lo uno ni lo otro lo puedo tener. Ahora queda estrecharse en la nada, abrazarse con los recuerdos y llorar a ver si el cuerpo libera y el alma perdona el daño que yo misma me he causado. 


ADARA 




You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe