Mundos dispersos y adversos: Intro

19:17



Ha decidido dejar los lunes para seguir capitulo por capitulo una de mis historias. Esta es ficción y tiene muy buena pinta. Espero la disfruten y se identifiquen con los personajes...







-¿Qué hora es? pregunta Aurora casi congelada.

-Las 4:15 responde Marcos mientras enciende un cigarro.
-¿Alguien me puede alojar en su casa? pregunta Luis de modo suplicante.
Todos se echan a reír.
-¿Otra vez Luis? Conseguite una amante, una madre o un trabajo yo que sé, estamos hartos de que hagas montón en nuestras casas. Dice Antonia enfadada y aplastada en el rincón de la calle.
-¿Lara, Matías y Carla dónde están? pregunta Sebastián. El pobre estaba locamente enamorado de Carla que moría por Marcos que a su vez se acostaba con Antonia que no soportaba a Luis pero que le encantaba, y pues Luis era un pobre diablo que no sabía que quería y menos a quien.
-Da igual, algún trio en un motel barato estarán haciendo. Dice Aurora que odia que Sebastián este tan loco por Carla.
Estos ocho chicos serán los protagonistas de mundos muy distintos que chocan entre sí por casualidades del destino. La suerte a veces esta a favor otras en contra, el exterior es solo un estado pasajero para los demás, nadie sabe lo que realmente siente cada persona ni cual es su verdadero yo, ni siquiera ellos mismos. Somos una colección de ausencias, afecto y emociones de variedad de clases, una mezcla entre lo que queremos y quiere nuestra sociedad, entre lo que podemos y lo que se nos es prohibido.
Estamos llenos de espejos que rodean nuestras historias y decisiones. Por el momento sería mi descripción para lo que se viene en cada capitulo.
-Es demasiado tarde, me largo. Luis ¿Vienes conmigo?
-Antonia, fuiste la que primero discutió por darme posada.
-¿Vienes o no?
Luis sale enseguida.
-Lo hizo por lástima de seguro, dice Marcos que por dentro se consume de la ira.
Llega Carla, y alcanza a escuchar el absurdo comentario y dice:
-Sigue creyendo que tu polvillo te es fiel jajajajá.
-¿Lara y Matías? pregunta para discimular Sebastián.
-Follando, yo sobraba en esa cama hace horas pero me quedé dormida en el borde. Lo sé no me creen. Pero muy bien saben que cuando me duermo sea donde sea hay un fin dentro de mí.
-Bueno, ¿Y que vamos a hacer? Ya estamos jodidamente ebrios.
-¡No compartiré mis cigarros! ¡Y no me miren con esa cara de perros! Dice Marcos agotado.
-Aquí se acaba la noche. Dice Aurora, besa a Sebastián y se va.
Sebastián accedió al ver que Carla tonteaba con Marcos que estaba dolido por Antonia.
-Nosotros también nos vamos.
Sebastián queda en silencio en el anden de su edificio, abre la puerta; entra al ascensor, sube a su séptimo piso. Llega a la agobiante soledad de su apartamento, un vaso de agua respirar hondo y por fin a la cama.
Una fiesta desastrosa, después un bar, más copas, desaparecidos, besos confusos, una madrugada fría. No creo haya faltado algo.
Ahora si se acabo la noche. 

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe