Amores bonitos

22:16







Quitando muchas de las dificultades y el final desastrozo, realmente lo que viví con Pablo fue un amor bonito.
Tuvimos ese momento donde entre los dos si se respiraba cariño, uno genuino, uno de verdad. 
Sabía de su existencia hace varios meses antes de que  todo pasara. Había algo en él que me atraía y cuando nos topamos esa tarde, nos reconocimos y el contacto se hizo constante, encajamos bien.

Recuerdo el café en mi sitio favorito, hasta como iba vestido. Que no me apetecia salir y él me convenció. Cuando nos besamos por primera vez y antes de eso me cantaba, sonreía, sonreíamos. 

También la canción de Tuyo siempre de Calamaro que me dedicó, aún la escucho y en el fondo me transporta,"ya no lo quiero, es cierto, pero cuánto lo quise" (Neruda y sus frases tan ciertas) A veces analizo mi relación con Pablo, llego a muchas conclusiones. Nosotros nunca soñamos con un futuro de la mano, teníamos vidas aparte y nos gustaba la posibilidad de compartir de un tiempo inestable.

Los viajes, las cenas, las fiestas, los amigos. Tantas cosas que disfrutamos estando juntos. El sexo en su coche, en la cocina, en la ducha, en su habitación, en la mia. Los amaneceres abrazados...

Experimenté por mi parte de lo que era "tener una pareja estable", estaba tan acostumbrada al desorden emocional que era algo nuevo. 

Con sus ventajas de no estar perfecta siempre, tener cualquier plan y un apoyo. Como desventaja principal que es abrirse a alguien, no se imaginan lo dificil que es para mi, abrirme y dejarme conocer con todas las versiones. 

Bueno, no lleguemos a la parte triste de la historia que no es lo que quiero recalcar hoy. 
Nos quisimos punto final. Ahora creo que nos respetamos, y en un futuro si nos volvemos a ver nos acordaremos y será la esencia de un amor bonito. Maduramos Pablito, ya era hora. 


ADARA


You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe