Cada estación de mi ser

2:04







Me lo follé. 
No me arrepiento de los polvos casuales.
Cada viernes él era mío y yo era suya.
Los otros días; yo era del viento y él de todas.
¿Qué mujer no ha soñado con el climax?
¿Qué mujer no quisiera que un hombre le besara hasta los caprichos?

Manuel me miraba así lentamente y con el deseo en llamas.
Mi piel se erizaba y quería cogerle, 
Le halaba la corbata, mientras me rodeba la cintura.
Me besaba la frente con un cariño casi seductor,
bajaba a mis labios y... ¡Me comía la boca! 
Me moría por su boca, 
Seguía mi cuello. Era un viaje a otra orbita, la temperatura subía...

Las faldas de talle alto eran sus favoritas,
yo le complacia portando una en cada encuentro.
Se deslizaba el cierre despacito,
Lo quería desnudo, quería que me desnudara...

Su preambulo me volvía loca, 
No era una mujer paciente, este cuerpo pedía a gritos acción.
En cambio a él le gustaba paso a paso para hacerse irresistible. 

Me lo follé tantas veces, y quería más y más.
Lo necesitaba, mi cuerpo lo necesitaba. 
Besó cada estación de mi ser.
Era otra mujer en su lecho,
Pero solo era mío los viernes y los demás días de todas.

Se sirvió un trago y me ofreció otro,
Como hubiese querido que en vez de un trago, fuese otra noche,

Fui al baño y cuando volví, ya estaba vestido.

Me dijo adiós. Siempre su despedida era peor que la última. No sabía si regresaría,
hasta ahora lo hacía. Siendo indefinido.

Era un alcohólico,
Yo una puta.



VICTORINE 




You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe