Chocolates

0:21







Es sin duda un salida para mi. En los momentos donde la depresión abraza, comer chocolates hasta sentirme asqueada (nunca llego a ese punto) me salva entre comillas de pasar días tirada en la cama con pensamientos suicidas. 

¡Ya saben una de mis debilidades! ¡No la usen en mi contra! 
Quizá lo de los chocolates es tan tipíco en casi todas las mujeres, que pensarán que con eso podrían conquistarme, pero, es una equivocada suposición, un tipo me puede llenar de chocolates pero si no me llena el alma, sería simpatica para seguir recibiéndolos o bueno, eso es algo cruel. 

La vida muchas veces es como los chocolates, en el sentido de que se disfruta, nos consume a la mayoría, hay de todas clases y cuando es tan dulce nos empalaga hasta querer dejarla, igual cuando es amarga, queda ese desagradable sabor en la boca. Tambien si abusas de el te engorda y enferma, por eso como dicen por ahí " De eso tan bueno no dan tanto".

Suelo ver mi alrededor de una forma muy fatalista, pero también valoro esos pequeños momentos de plenitud. Esas mañanas donde el sol combina con la sonrisa, y las personas horribles no lo son tanto. Cuando la lluvia me empapa y quiero abrir los brazos mirando la inmensidad del cielo, admirando la grandeza de aquello tan diminuto que pierde importancia, como escuchar tu canción favorita y transportarte a ese lugar favorito en el mundo.  

Es ahí cuando a pesar de las adversidades, doy gracias por haber sido, por ser y por lo que seré si sigo por aquel camino que se presenta misterioso. Esos días los chocolates se quedan en la tienda, y mi tranquilidad pasea silenciosa dandome un respiro. 


ADARA


You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe