Ese hombre

21:26







Ese hombre… Es como un veneno en un frasco de perfume fino, o quizá al contrario. ¡No lo sé! ¡Me confunde! ¿Pero cómo podría amar yo alguien que se dejase revelar fácilmente?  No podría, imposible. Entonces lo que me rige es una locura transitoria tras una enfermiza idea de adorarle y odiarme por ello.
No habrá cosa en el mundo que me haya roto más, que me haya marcado más en la mente y en la piel.
No hay nada más en este mundo que me arrebate la serenidad y el pensamiento, que le dé más sentido a mi existencia y que le quite más sentido a mi vida que ese hombre. No hay, ni habrá nada que me haga tan feliz, tan impotente, tan yo.
Nada pierde su febrilidad cuando el misterio de la vida y la muerte sigue latente como llama encendida en las brasas, y siendo él tan impredecible e indescifrable se hace inextinguible en la saciedad de mi ocio.
¡Ah! ¡Maldita bendición, bendita maldición la tuya! Que concibe el insomnio en este cuerpo, en el lienzo de mi eterna duda, incansable como el viento salado de las olas errantes en las rocas.
¿Cómo he de dejarme yo desestabilizar por ese par de cejas abundantes? ¿A mí? Yo que solía ser tan indomable me he vuelto un ser inofensivo; o quizá sea más letal el silencio próximo de mis miradas que su crueldad y su fiereza, o tal vez muera sin remedio en los brazos de mi amado.
 Mi hermoso, mi hermoso amado…



AENIBELI


You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe