Mentiras

23:10







Puede sonar muy trillado pero las mentiras es la cosa más asquerosa que puede existir en una relación. Cuando se convierte en un tapadero de quien oculta mejor lo que hace, no hay salvación, es inminente la ruptura. 

Hace un año supongo, sostenía una especie de relación con un Adán, uno de esos famosillos en mi mundo. Un locutor que para mi tenía su gracia y era perfecto en la cama. Aclaro que no era nada serio pero, por eso mismo se debía tener un alto grado de sinceridad para mantener claro hasta donde llegar. Me estaba encarretando, nos frecuentabamos, el café sabía bien, su compañia lo hacía mejor. Y como ya les dije el sexo nunca fue problema, digamos que "ibamos por buen camino". 

Me considero una mujer directa sin pelos en la lengua para decir o preguntar algo incomodo. Me llevaba muchos años y era mejor saberlo de una vez al comienzo de todo. -¿Tienes una novia o pareja estable? -Le dije- Siempre respondía que no. 
En el tiempo que estuvimos no detecté nada extraño, y sobra decir que un pelo de tonta no tengo. 

Un diciembre, o mejor dicho el diciembre pasado, lo nombraron en la emisora diciendo : Un saludo para "Adán" que está en su casa organizando el árbol de navidad con su familia y amada esposa. 

Silencio, ira, indignación. Muchas emociones asesinas en el aire. ¿Cómo me pudo ver la cara? Traté de calmarme y le escribí a preguntarle. ¡Se hizo el tonto! Lo llamé, y me dijo que él nunca había negado su matrimonio. 

¿Entonces? ¿Fui su amante conscientemente según él? ¿No es acaso un descarado al darme a entener eso? 
En todo caso, soy inocente,  yo no lo sabía y cumplí con preguntarselo varias veces. Es normal de hombres como él engañar; total son experiencias que me enseñan a ser meticulosa,  a tener cuidado y bueno, al menos la mujer no se enteró, al menos de un escandalo me salvé. 



BIANCA 



You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe