Mundos dispersos y adversos: El mundo de Lara

23:13







Hermosamente perdida es la descripción perfecta para Lara. Podrías verla y decir que no necesita nada más en la vida, que lo tiene todo. Aunque es una exquisita mentira, que sea rica, bonita y popular es quizá un adorno para ocultar lo demás. 
Esta chica es el típico prototipo que todos los estándares de belleza aceptan.

Es otra linda mañana al lado de su amado enemigo: Matías. Su novio perfecto escogido meticulosamente por su madre, familia distinguida, adinerada, bien parecido y de la misma edad. Ya que era el único con el que se podía meter, Lara se hechizó profundamente. Se aferró a lo que le era accequible.

 Por otro lado también hay que resaltar que definitivamente las apariencias engañan, ella no era feliz, era fingidamente lo que la han obligado a ser por 21 años. Es ahora inevitable cambiarlo, a no ser de que un día se le revelara a su madre; cosa casi imposible. Dos espejos iguales por fuera, radicales por dentro. 
¡Qué agobiante no saber quien soy yo en realidad! ¡No saber que opciones tengo para ser! piensa en el baño esa misma mañana. Matías sigue dormido y aunque ella siente que le ama a veces se pregunta si es cierto o solo se acostumbro a su destino. 

La verás y pensarás que es una rubia hueca, pero, es una falsedad. Lara es un ser inteligente escondido en esa radiante rubia. Es un secreto a la final, debe ser glamurosa, sexy, estilizada. No digo que las mujeres que vivan en ese mundo sean tontas, en lo absoluto son incluso brillantes. Pero para la mamá de Lara era la imagen o la imagen, no había nada más.

Por mucho tiempo Lara intentó ser lo que su madre quería, siendo su copia exacta. Hasta que un día descubió una verdad, la que avergonzaba a su progenitora desde tiempos remotos. Su madre se volvió refinada después de casarse con su padre y a su vez multimillonaria. Antes pertenecía a una familia humilde, la cual desprecia ahora, más que a nada en la vida. Por casualidades Lara los conoció a sus 17 años y desde ese entonces una vez al mes los visita a escondidas. Su tia Lola, su abuelo Boris, y primo Evan eran una salida a ese mundo de vanidad y desconsuelo en el que se sentía atrapada. 

Cuando tenia 18 empezó a sentir una fuerte atracción por su primo Evan. Jamás lo aceptó. No quería que su mente lo supiese aunque sus manos temblacen al verle. Y esque Evan era tan bien parecido, seguro de si mismo, autónomo, centrado con sus cosas en fin, Lara lo veía perfecto pero con el defecto de que no tenía dinero; o sea probihido para ella. Prefirió complacer a su madre, quizá hasta que alguna vez en algún espacio de tiempo tenga la valentía de decir basta a un teatro que se cae a trozos. 

Así pues, se entregó en los brazos de Matías porque ella quería amar desbordadamente y sentirse amada claro está no encontró precisamente el que quería entregarlo todo pero al menos si recibir todo lo que ella tenía para dar. Compartian un mismo sueño: Ser los dioses del esenario y por el momento era eso o nada. 

-Respira hondo, sonríe, y vuelve a la cama. Lara camina despacio hacia la alcoba y se acurruca de nuevo. La dudosa compañia hoy le proporciona otro suspiro. 


You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe