Mundos dispersos y adversos: El mundo de Antonia

23:20







9:15am
- ¿Aló? ¡Ah! ¡Eres tú padre! ¿Qué necesitas? Es casi un milagro una llamada tuya a esta hora. No me digas que te ha dejado solo tu amante y te acordaste de tu hijita. Antonia siempre tan cortante, siempre tan dolida.
-Si vas a empezar a tratarme así, prefiero colgar.
-Wait! Wait! ¡Habla!
-Es por tu madre... Es definitiva la separación... Lo siento.
-¡Ohhh! ¡Qué novedad! A la final  juntos o separados a mi la vida no me cambia. Sigo recibiendo el mismo dinero y sola como es de extrañar. Mientras sus ojos verdes se llenan de lagrimas.
-¡Es imposible hablar contigo! ¡Eres una  insolente! -Su padre cuelga-
Se dirige a la habitación con la cara desconcertada.
-Hey Luis, necesito que te vayas.
-¿Qué te pasa?
-Solo vete.
-Eres tan impredecible Antonia...
-¡Que te largues!
Luis sale casi corriendo asustado. Total el escasamente buscaba una cama, no escuchar problemas ajenos.
Otra vez, tirada en el suelo, mirando hacía el techo. Todo da vueltas, todo esta inmobil.
Se devuelve a los 13 años cuando flotaba en la psicina de la casa de campo. Era feliz; había un cielo con un azul puro y el sol tenía una luz tenue. Sonríe. Ha vuelto a su momento favorito de la vida...
Inundada en el silencio se queda allí varias horas. El tiempo corre pero ella ni lo nota. No quiere reaccionar ni tener noción de nada.
Qué doloroso es morir por dentro, irse desvaneciendo poco a poco sin una salida aparente.
-¡Toc! ¡Toc!
-¿Quién es?
-Nadie responde. Antonia sabia que era Marcos, y que había llegado en el momento menos indicado. La sensibilidad al rojo vivo que podía volver polvo cualquier cosa. Como ya sabiamos Marcos se fue hecho añicos. No tenía cabeza para pensar si hizo bien o mal. Ya todo era un desastre.
 Prende un porro. Se le suaviza la cabeza.
Tema olvidado, volvió Antonia a hacer de las suyas. Pasan algunas horas. Es media noche.
Sale como si nada a buscar a Marcos. Un buen polvo pasajero que distraiga momentaneamente.
Era obvio que él aceptaría como siempre; el juego sucio es su especialidad...
¿Qué paso? Nada pasó.
Marcos quiere preguntar pero no se atreve. La mirada desafiante y deseosa de carne de Antonia lo seduce y no piensa. 
¿Así bloqueas tu mierda? ¿Quién saldrá después rota?
Cuidado, cuidado, cualquier cosa puede pasar...
Ahora en las sábanas de su amante hay un escalón para salir un rato del pozo. 

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe