Cartas a Apolo: Añoranza

3:07









Quizá algún día cuando me encuentres, y te guste mi estilo opaco y desgarrado. 
Te guste sangrar conmigo mientras escribo y disfrutar de ello. 
Tal vez también desees compartir un café y hablar de algún lugar distante o sueños negros de la vida. 

Un día cuando de la nada nos crucemos y sepamos que somos los que somos, te morderé el cuello para que no me olvides. 
Te escribiré versos, te los tatuaré en el alma.

Y habrá un momento donde querré ser solo tuya, donde pediré al universo ser para ti irreemplazable, para quedarme, si, para establecerme por fin en unos brazos. 
Me callarás la boca, porque te ofreceré libertad y soltura, pero tú, no aceptarás.
Me propondrás antes, amor y entrega... Proposición extraña que aceptaré. 
Nos iremos calando el uno al otro, 
Nos iremos quedando sin respiración.

Te amaré mucho. Loca perdida. Me amarás también hasta hacerme sentir infinita. 
Un día cuando reconozcamos nuestros rostros, sabremos que si era cierto que en cualquier lugar del mundo, sin saber cómo ni cuándo llegaríamos.
Le diría gracias al destino, 
Le aplaudiría incluso. (Si es que pasas, si es que coincidimos). 



V

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe