VII

17:05







Querido,
No creo que pueda ser yo quién recite estas palabras:

Qué cobardía tenemos los dos. Jóvenes insensatos que no saben querer. 
En unos años ¿quién puede pronosticar donde estaremos y cuál será la causa de cada dolor?
hoy sé que no hemos tenido sentido, que respiro tu ausencia pero que a largo plazo me hará bien. 

De ti... No podría asegurar nada, pues tan poco me conozco yo, que intentar calarte y entender resulta imposible. 

Gracias. Por la efímera eternidad. Por ser un amor, por ser un amante.
Siento miedo, no puedo negarlo, ahora mismo no me imagino tras otros brazos, un nuevo mirar. Me resisto a despedirme de ti en mi cabeza, me resisto a dejar de sentir lo que siento por más estúpido que parezca. 

Soy de esas modernas antiguas, que por un lado es liberal y por otro una triste romántica.
¿Acaso no supusiste que esto pasaría? 
No soy de piedra, no desbordo mi caudal porque para mi fortuna he aprendido con el tiempo a pensar antes de actuar, a ser más precavida porque el amor me hace débil y no creo que deseases esa parte de mí. 

No creo que te sea de agrado una blandengue, y lo entiendo, saber que alguien puede llegarte a querer en medio del ego, de la falsedad, de cada espejismo que mostramos porque he visto yo más de ti, que tú de mi alma.

Me voy, ya lo sabes, por mi bienestar (ya tan distorsionado). Quizá a emprender otra vida lejos, lejos de ésta. Un nuevo comenzar me espera y en el camino te dejo, no quiero más daño.



Sé libre,
Sé feliz. 


V




You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe