Heaven

4:13






Tiempo.
Es en todo el protagonista. Desearía muchas veces que se parara el reloj y se congelara el momento. 
Para disfrutarlo un poco más, para guardarlo dentro de mi, y no sacarlo nunca.
Cómo nos solemos aferrar a recuerdos y personas en la vida ¿no? Qué difícil es dejar ir...
Nuestra existencia es como un río que está en constante movimiento y nunca se detiene, podemos pasar por el mismo lugar pero ya no somos iguales, algo hemos crecido, algo se ha quedado atrás en el camino, una piedra, una ilusión, un amor...



Siento que aquí pasan volando las horas, que arrasan conmigo y mi inestable universo.


A la final no he cambiado nada, y a la vez soy tan distinta. 
Aún vive aquí la niña asustada del mundo que no entiende, aún siguen intactos aquellos sueños que nacieron en la inocencia de un alma que no sabía que le traería el futuro.
Y me dan unas ganas inmensas de llorar, cómo han pasado los años, cómo permanecen las heridas intactas, parece que nunca sanaron, parece que se hacen más profundas.



Se me da fatal ser adulto, quizá no estaba preparada para crecer, aunque admitirlo es un paso, que a la mayoría nos cuesta aceptar. 


También soy consciente de que hay muchas cosas bellas. Mi especialidad no es ser purita alegría pero soy fiel al reconocer la bondad y amor que nos ofrece en mundo en personas, oportunidades, talentos, pasiones...





A veces siento tocar el cielo con un pequeño acto de nobleza, o simplemente disfrutando de algo que no puedo hacer a diario, del sol con fresquito o una tarde disfrutando de mi misma, para escribir o simplemente pensar, soñar y darme ánimos para seguir adelante. 


La gratitud. Una de las sensaciones más bonitas que puede invadir al ser humano, cuando se camina de la mano de ella solo puede haber un buen resultado, el que no olvida las raíces prospera. 

Qué los cambios te hagan tener un corazón más grande y una cabeza más fija, que ames como si no hubiera mañana y nunca olvides que la vida a pesar de todo vale la pena, qué te comas el mundo sin arrepentimientos porque hay un cielo que jamás se rompe por más fuerte que sea la tormenta. 



You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe