Bajo la piel

3:27


Tu eres de lata y yo soy de agua.
Podemos pensar en la primera vez que vimos algo nuevo.
En esa inocencia que nos rodeaba hacia aquella cosa en ese entonces.
Y recordar cuando nos miramos por primera vez, como coincidieron nuestros ojos al punto de conectar.
Puedes pensar en esa vez que me viste tan guapa al ser tan frágil, 
en ese momento te diste cuenta que me querias, que no era un tren que se va rápidamente, no.





Descubriste poco a poco mis más preciados secretos, todos mis miedos, mis paranoías. 
En vez de irte te quedaste a saber más y tenías esa necesidad de cuidar de mi como nadie lo había hecho. 

No huiste, fuiste valiente. Entraste en ese cuarto frío, lleno de angustias y pesadillas. 
Probablemente no soy ni seré el amor de tu vida, ni tus días ni del recuerdo pero algo me has querido, me quieres, digo yo, en mi débil optimismo. 





Viva este caos, esta felicidad fugaz y fatalidad incesante. 
Viva este desorden de cabeza y de presente, de historia de mujer. 
Viva la contradicción que me rodea y me ahoga y me persigue. 
Viva la catástrofe interna, el catarsis de las estaciones, la confusión nocturna.
Viva el temor oculto, los malos pensamientos, el deseo, el placer. 
Qué viva el bien y el mal dentro de mí y haga explosión. 




 Y que me sueñes. 
Que me toques en la distancia, que siga siendo yo en quién piensas cada día.
Bajo la piel te llevo, 
Bajo la piel me llamas, 
Bajo la piel me quemas y,
Así me paso ahora las horas, extrañando tu presencia.





Silencio.
Nostalgia.
A veces decir adiós es crecer, pero seguir aquí a pesar de las circunstancias, resistir; querer inmensamente sin aferrarse es un intento de sacar adelante lo que queda, es no rendirse ante un obstaculo. Es enfrentarlo, es pensar en un mañana más y mejor. 




You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe