Duele

21:57





.





Duele.
Duele que el tiempo nos separe, y que seamos tan cerrados y dejemos que se nos pase la vida.
Sí, la vida sin un nosotros. Sí. la vida sin un tal vez.
Duele no verte, e imaginarte en cualquier lugar, inocentemente pensando en mí.
Pero no puedo mentirme, ya no me quieres, no desfilo por tu mente, y qué más da.
Duele, volver una y otra vez, a esos lugares, a esos momentos donde nos quisimos, 
Duele ser ya un recuerdo, casi amargo, casi triste de tu vida.
¡Ay! con lo bonita que fue nuestra historia de amor.




Duele. 
Duele tanto que no sabes, todo el daño que me has hecho, y hoy lloro por tu voz,
Por tus gestos, tus caricias, tus detalles, que ya son pasado.
Duele y no sé hasta cuando, y duele tanto, lo vuelvo a repetir.
Duele sentirse invisible, después de sentir que era especial.
Pero, se te fue tan rápido todo lo construido, no lo podía creer. 
Y sigo sin creerlo, entonces en mi intento me duele más. 




Duele.
Duele ver otro fracaso asomándose en la puerta del corazón. 
Y que me tiemblen las manos, y mis lágrimas no cesen con solo escribirte.
Duele verme tan vulnerable y ahogarme en un orgullo que perdió la razón.
Porque siento que contigo ya no tengo dignidad en esta esperanza de recuperarnos. 
Duele saber que ya no mueves ni un musculo por mi, cuando antes hasta la luna me hubieses bajado. 
-Duele el final, duele el olvido, otra vez, otra vez, otra vez-



Duele.
Duele concebir un futuro sin ti. Cuando un día lo queríamos todo juntos.
Duele la contradicción, y mi poca capacidad para entender y no entender qué nos pasó. 
 Duele el frío entre nosotros, pero más duele recordar aquella calidez. 
Duele no verte en las mañanas y pasar mal muchas noches. 
Duele volver a empezar, y saber que en este comienzo vuelvo otra vez, a ser esa niña solitaria que te conoció y creyó que la suerte estaba de su lado. 




Feliz, feliz fin de semana, espero que algo bueno os pase estos días, que sonrían mucho y que esta melancolía tan característica mía, sea un estado transitorio. Esto lo escribí ya hace algunas semanas, creo que ya no estoy tan mal (o eso me digo). Amen mucho, con toda su alma. Estas palabras me rompen por dentro, pero no me arrepentiría de nada, estos son los daños colaterales...

Duele soltar, 
pero "hay que dejar ir, para dejar llegar"














You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe